Cómo llevar un pañuelo de bolsillo

El pañuelo de bolsillo ha sido un complemento indispensable en las chaquetas durante siglos. Se trata de una pequeña pieza de tela que puede llegar a ser clave en el armario masculino. Existen diferentes formas de lucirlo pero en todos los casos le dará un toque de personalidad y originalidad al conjunto.

En los trajes más discretos el pañuelo perfecto es el que incluye algún diseño o estampado con colores en común con la americana, la camisa o la corbata. En muchos de los trajes de Do Rego & Novoa se reinterpreta la esencia de este clásico masculino y se incorpora como parte del propio conjunto, siguiendo la línea del forro interior, de los pines de las solapas o de los pequeños detalles de las chaquetas –como ojales personalizados o cintas distintivas-.

Recuerda que el pañuelo debe sobresalir uno o dos centímetros de la costura del bolsillo. Según cómo lo doblemos podemos hablar de 3 formas populares de llevarlo:

  • Forma recta

Se conoce también como “doblado presidencial” y se suele elegir para citas más formales combinándolo con corbatas o accesorios sencillos. En este caso lo ideal es que no sobresalga más de 1,25 cm del bolsillo.

Como podemos ver en esta prenda de la colección Freedom Road de Do Rego & Novoa, aunque el pañuelo solo se ve ligeramente consigue darle un aire totalmente diferente a la americana y permite jugar con un estampado original como el militar sin llegar a destacar demasiado. En este caso además ya viene cosido en la propia chaqueta, por lo que no tendrás problemas a la hora de doblarlo correctamente.

  • Forma casual

Los pañuelos estampados también encajan muy bien en este tipo de doblado, así como los colores vivos como el rojo que podemos apreciar en el look de ejemplo. Aporta un estilo despreocupado que rompe con la formalidad de los trajes más clásicos. Para conseguir esta forma casual es importante dar una apariencia irregular a las puntas.

  • Forma en punta

Este tipo de doblado es uno de los más utilizados también por su elegancia y simplicidad. Se luce sobre todo con colores sólidos, sin estampados ni tonos llamativos. Sin embargo, también puede llevarse de forma más arriesgada como en esta imagen, en el que se funden perfectamente hasta tres diseños diferentes sin llegar a resultar cargado.

En cualquier caso el pañuelo de bolsillo está muy relacionado con el estilo personal de cada uno, por lo que cualquier forma que elijas estará bien si tú mismo te sientes cómodo con el look.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba